MOISSAC

Moissac, en el cruce de ríos y caminos

Lugar de paso y de comercio, Moissac está en un cruce de caminos.

La ciudad, atravesada por el río Tarn* y por el canal de Garonne*, está sobre la vía de Santiago de Compostela* y a lo largo del carril bici* Atlántico-Mediterráneo, entre otros senderos de excursiones.

Gracias a la construcción del canal lateral hacia la Garonne* el tráfico fluvial se intensificó en Moissac en el siglo XIX. Esta prolongación del canal de Midi unió Toulouse con Bordeaux en 1857. El canal atraviesa el río Tarn, gracias al puente-canal* de Cacor y cuenta con 4 esclusas en la travesía de Moissac. Una de éstas desemboca en el Tarn.

La Moissac medieval vivía ya al ritmo del agua. Por el Tarn se enviaban las mercaderías y durante los siglos XVII y XVIII, este río hacía funcionar las turbinas de los molinos, muy activos en aquella época.
 

De los 9 molinos de entonces, hoy subsisten sólo 2, en pleno centro de Moissac: Le Grand Moulin, que hoy es un hotel-restaurante y el molino de Bidounet, donde nació el diseñador de carteles Firmin Bouisset. El molino de Bidounet aloja ahora el camping municipal*.

 

En 1930 hubo inundaciones que asolaron una parte de la ciudad. El Tarn al salir de su lecho, se llevó consigo más de 600 casas y produjo 120 víctimas. Esta creciente excepcional destruyó el puente del ferrocarril, lo que obligó el desplazamiento provisorio de la vía férrea sobre el puente-canal.

Poco a poco la navegación de mercancías fue dejando paso a una navegación exclusivamente deportiva. El río Tarn, entre el puente Napoleón y el puente-canal*, es hoy teatro de actividades de ocio y tiempo libre. Un puerto para estas actividades se encuentra en el centro de la ciudad que bordea el canal de la Garonne.

Las inmediaciones del canal están hoy acondicionadas en senderos de excursión: vía verde* y el carril bici*. Moissac es también una parada mayor de los Caminos de Santiago de Compostela*.